El hecho de haber explicado hace poco el origen mitológico de Japón según nos viene relatado en el Kojiki o el Nihon Shoki, antiguas crónicas de historia y mitología japonesa, me ha provocado cierto sentimiento de culpabilidad, porque se supone que esta web va de la Historia de Japón, con lo que debería haber dado prioridad a la versión histórica. Así pues, voy a ver si subsano mi error con esta entrada, donde sí explicaré el origen verdadero de Japón, o, para ser más exactos, del pueblo japonés. Lo de incluir en el título, entre paréntesis, el “supuestamente” es porque aún queda mucho por descubrir en este campo, como veremos, con lo que muchos datos se dan como buenos a falta de una teoría mejor o un nuevo descubrimiento arqueológico. Por esto mismo, ojeando unos cuantos libros sobre el tema escritos en distintas décadas, vemos bastantes diferencias sobre todo en cuanto a fechas. Así, he intentado apoyarme también en bibliografía reciente para no dar información ya obsoleta.

No existe ninguna certeza acerca de cuándo llegaron los humanos a Japón, los restos más antiguos datan de hace unos 30.000 años, pero se cree que los primeros habitantes existieron mucho antes. ¿Cuánto antes? Pues no hay una respuesta correcta a esta pregunta de momento, aunque la versión aparentemente más aceptada habla de hace 200.000 años, los hay también que hablan de medio millón de años o incluso más, y los hay, en cambio, que establecen una fecha mucho más cercana. Lo que sí sabemos es que hasta hace unos 15.000 años, antes del final del último periodo glaciar, podía llegarse a Japón caminando desde el continente asiático por tres grandes lenguas de tierra que después quedaron bajo el mar. Las tenéis en el siguiente mapa, por el norte podía accederse a través de la actual isla rusa de Sajalín; por el oeste a través de lo que ahora es el estrecho de Tsushima, conectando con la península coreana; y por el sur siguiendo el arco que ahora forman las islas Ryūkyū. Para entendernos y por poner un ejemplo más conocido, se trata del mismo proceso que la llegada del hombre al continente americano a través del entonces transitable estrecho de Bering.

Las primeras llegadas masivas de las que tenemos constancia fueron hace unos 30.000 años, cuando por las entradas del oeste y el sur llegaron distintos pueblos desde el este y sureste de Asia. Bastante después, hace unos 14.000 años, pueblos del noreste asiático llegaron también a Japón a través de la entonces única entrada abierta, la del norte, que tardó en ser utilizada debido a que esa zona tuvo temperaturas demasiado bajas hasta ese momento. Se cree que los primeros, los que llegaron del sureste, son los antepasados de los actuales habitantes de las islas Ryūkyū, y que los segundos, los llegados por el norte, de origen tungúsico-manchú, son los antepasados de la minoría étnica ainu.

Con la progresiva subida del mar, no sólo se aisló definitivamente el país, también quedaron sumergidas zonas costeras donde presumiblemente era más numerosa la presencia humana, con lo que muchos restos de su existencia se perdieron para un posterior estudio. Lo que sabemos de estos habitantes es que eran cazadores-recolectores, que vivían en grupos de en torno a cien individuos (hablamos de una población total de como máximo unos 20.000 habitantes), que hasta el final de este periodo no utilizaron bases estables si no que iban moviéndose en función de la existencia o no de alimento, y que no era demasiado común el uso de cuevas como hábitat, aunque desconocemos la naturaleza de sus viviendas. Se ha descubierto, y es bastante curioso, que ya practicaban un cierto nivel de comercio, sobre todo de obsidiana, un cristal volcánico muy apreciado para la fabricación de herramientas y armas.

En cuanto a lo descubierto gracias a restos humanos, sabemos por un esqueleto de 17.000 años de antigüedad que la altura de un hombre adulto rondaba los 1,55m., lo que  concuerda con otros restos de la época encontrados en distintos lugares de Asia. No sabemos, sin embargo, si estos pueblos estaban formados por homo sapiens o por homo erectus, habrá que esperar a que futuros datos esclarezcan esta y muchas otras incógnitas. Hay que tener en cuenta que Japón ha empezado a interesarse por estos temas hace relativamente poco y que, hasta después de la 2ª Guerra Mundial muchos arqueólogos falseaban los resultados de sus investigaciones para que concordasen con la doctrina oficial, que seguía a pies juntillas lo explicado por Kojiki y Nihon Shoki. Incluso recientemente se han dado famosos casos de descubrimientos arqueológicos que han resultado ser falsificaciones, como el de Fujimura Shinichi, pero ya hablaremos en otra ocasión acerca de este tema.

También veremos cómo estos pobladores acabarían conformando la cultura Jōmon y cómo esta se vería desplazada por la llegada de la cultura Yayoi desde el continente. Son también muchas las incógnitas acerca de esos dos periodos, con lo que los orígenes del pueblo japonés siguen siendo de momento bastante inciertos… era todo bastante más sencillo según la historia de Izanagi e Izanami, ¿no?


Bibliografía

  • Brown, Delmer M., ed. The Cambridge history of Japan, vol. 1, ancient Japan. Cambridge (Reino Unido): Cambridge University Press, 1993.

  • Hall, John Whitney. El imperio japonés. Madrid: Siglo XXI Editores, 1973.

  • Hane, Mikiso. Breve historia de Japón. Madrid: Alianza Editorial, 2000.

  • Henshall, Kenneth G. A history of Japan: from stone age to superpower. Nueva York: Palgrave Macmillan, 1999.

  • Morton, W. Scott y J. Kenneth Olenik. Japan. Its history and culture. Nueva York: McGraw-Hill Inc., 2005.


q
Si utilizas este artículo, cita la fuente. Te propongo esta citación:
López-Vera, Jonathan. “El Paleolítico, el origen verdadero (supuestamente) de Japón” en HistoriaJaponesa.com, 2011.