Noticias

Docencia en nuevo Máster

...

Capítulo en un nuevo libro

...

Crónica de viaje a Tokio

...

Documental sobre la Embajada Keichō

Hace unos cuantos meses se puso en contacto conmigo una productora de televisión para contarme que estaban trabajando en un proyecto para hacer un documental sobre la Embajada Keichō, y querían pedirme que participase aportando lo que yo supiera del tema en una entrevista. Me pareció una buena idea, así que les dije que encantado –al final acabé echando también una mano asesorando en lo que pude, espero haber sido útil. Algo después se trasladaron un día desde Sevilla hasta Barcelona para hacerme la entrevista en mi universidad, y la han ido intercalando con las que les hicieron a un montón de expertos en este tema, incluidos algunos japoneses, y, bueno, imágenes y animaciones varias que van narrando toda la historia de la Embajada. Yo pude ver hace poco una versión preliminar del documental –de donde he capturado la foto de arriba– y la verdad es que me gustó mucho. Esta misma noche se hace en Sevilla una proyección privada a la que me han invitado pero a la que desgraciadamente no puedo acudir, así que tengo ganas de que lo emitan ya por televisión para poder ver el resultado final. Lógicamente, cuando sepa su fecha de emisión en televisión, avisaré. Gracias desde aquí a la gente de la productora por haber contado conmigo para este proyecto, ha sido un placer.

Relacionado con todo este mundillo televisivo, en varias ocasiones me han llegado correos de gente que trabaja en la producción de algunos concursos de televisión, para hacerme alguna consulta sobre alguna pregunta que tenían pensado hacer en el programa, para asegurarse de que la respuesta correcta era la que ellos creían, por ejemplo, y que no le diesen por equivocada una respuesta a un concursante que luego resultase ser también correcta, etc. La verdad es que la primera vez me sorprendió mucho –para bien, claro– ver que se intentan asesorar para no dar una información incorrecta.


Exposición en el museo del santuario Yasukuni

Como expliqué en la anterior noticia, el último viaje que hice a Japón estuvo poco relacionado con temas de trabajo o de la Historia Japonesa en general –de vez en cuando no va mal desconectar un poco.

El cartel de la exposición y portada del catálogo

Pero también dije que al visitar el museo del santuario Yasukuni, llamado Yūshūkan –una visita que no estaba ni planificada y sencillamente surgió–, me encontré con que, aparte de la exposición permanente del museo, que también es muy recomendable, tenían una exposición temporal sobre armaduras y armamento samurái de los periodos Sengoku y Edo. Además de traerme el catálogo de la exposición me traje también un puñado de fotos –lo reconozco, porque no vi hasta la salida que podía comprarse el catálogo–, por lo que pensé que podría ser una buena idea compartirlas con vosotros. Así que aquí las tenéis, junto con una pequeña explicación de cada una, espero que os gusten, aunque no soy un gran fotógrafo y además no estaba permitido el uso de flash.

Armadura del periodo Azuchi-Momoyama, se cree que la llevaban siete vasallos de Toyotomi Hideyoshi

Armadura del periodo Azuchi-Momoyama, con decoración de una gran cruz budista en púrpura

Armadura del periodo Azuchi-Momoyama, con trenzado de cuerdas amarillas

Armadura del periodo Azuchi-Momoyama, con casco y peto de influencia claramente europea, a Tokugawa Ieyasu le gustaba este tipo de armadura por su gran capacidad defensiva

Armadura del periodo Azuchi-Momoyama, decorada con un emblema de Toyotomi Hideyoshi en metal en cada brazo

Armadura de principios del periodo Edo, en un tono rojizo que se hizo muy popular en esta época

Armadura del periodo Edo, perteneció al general Nogi Maresuke, gran coleccionista de armaduras y armas samuráis, quien antes de suicidarse dejó escrito que fuese donada al Yūshūkan

Armadura del periodo Edo, casco decorado con pelo de oso blanco

Armadura de mediados del periodo Edo, perteneció a la familia Kuroda y, según la leyenda, si se deja secar al exterior durante tres días provoca que empiece a llover

Armadura del periodo Azuchi-Momoyama, es una pieza famosa realizada durante el gobierno de Toyotomi Hideyoshi

Armadura para caballo del periodo Azuchi-Momoyama, periodo en que se hicieron populares; el propio Hideyoshi Tokugawa la usó en la Batalla de Odawara en 1590

Casco del periodo Azuchi-Momoyama, perteneció a Hineno Takayoshi, señor del castillo de Takashima, en la provincia de Shinano

Casco del periodo Azuchi-Momoyama con forma de cola de golondrina

Arcabuz del periodo Azuchi-Momoyama, fabricado en Melaka (Malasia) y llevado a Japón por los mercaderes portugueses

Katana del periodo Edo, lleva inscrito el nombre del maestro herrero que la forjó, “Tadayoshi, de la provincia de Hizen”

Arcabuz del periodo Edo, fabricado en Sakai

Wakizashi de finales del periodo Edo, fabricado por Suishinshi Masahide

Arcabuz del periodo Edo, utilizado por el shōgun Tokugawa Ieharu


De vuelta en casa

Hace unos pocos días que volví de este último viaje a Japón, principalmente a Tokio, un viaje que –como siempre que voy allí– fue una gran experiencia. Como ya dije, el motivo principal del mismo no estaba relacionado con mi trabajo sino que fueron sobre todo unas vacaciones en familia, así que no hay demasiado que contar aquí. Dentro de tres o cuatro meses seguramente volveré por allí, y esta vez serán más días y por temas de investigación, así que entonces podré explicar cosas más interesantes.

Aproveché que estaba en Tokio, eso sí, para tener una reunión de trabajo con mi co-director de Tesis, el profesor Asami Masakazu, en su universidad, la Keiō University, lugar que siempre es un placer visitar.

Por otro lado, estuve en el museo del santuario Yasukuni y me encontré con la sorpresa de una exposición temporal sobre armaduras y armamento samurái de los periodos Sengoku y Edo. Además de traerme el catálogo de la exposición pude hacer un montón de fotos porque, a diferencia de la mayor parte del museo, allí sí estaban permitidas. A ver si tengo tiempo un día de estos y subo las fotos que hice junto con una pequeña explicación de cada una. Si pasáis por Tokio no os lo podéis perder, estará hasta diciembre; si vais en otro momento, siempre tenéis la impresionante colección del Museo Nacional, expuesta de forma permanente.

El que no estará disponible hasta marzo es uno de mis museos favoritos, el Edo-Tokyo Museum, que está cerrado por reformas y que me quedé con las ganas de ver, como ya me pasó hace más de dos años en un anterior viaje. En general, muchos de los sitios que he visitado estos días estaban en obras, incluidas muchas estaciones, supongo que por la proximidad de los Juegos Olímpicos de 2020, una pena.

Pues nada, como siempre que vuelvo de Japón, ya estoy deseando volver.


A Japón

Pues sí, mañana por la mañana me marcho durante unos días a Japón, principalmente a Tokio. Se trata de un viaje de ocio, aunque aprovecharé para tener alguna reunión de trabajo de cara a un próximo viaje allí, este sí, por motivos académicos. Estos días iré compartiendo alguna foto –que considere interesante– del viaje, tanto en mi cuenta de Twitter como en la página de Facebook de esta web.

Cambiando de tema, hoy mismo he estado haciendo una fugaz visita al Salón del Manga de Barcelona para saludar a algunos amiguetes, empezando por el stand 122, el de Satori Ediciones, donde tenéis disponible hasta el domingo mi Historia de los samuráis junto con el montón más de magníficos libros que conforman su catálogo.

Por otro lado, el pasado día 5 de octubre –han pasado ya unas semanas, pero he estado muy ocupado últimamente– estuve haciendo una presentación de la 2a. edición de Historia de los samuráis en la librería Eikyō, influencias japonesas, en Barcelona, muchas gracias tanto a los asistentes como a Eric y Natalia por organizarlo, espero que les gustase a todos.

Y hoy no voy a tocar temas políticos, primero porque cuando lo hice en la última noticia fue como una excepción, y segundo porque si digo lo que pienso me llevan preso.


Presentación, ponencia y politiqueo

Cuando el pasado Sant Jordi estuve firmando ejemplares de Historia de los samuráis en la librería Eikyō, influencias japonesas, en Barcelona, me comentaron que estaría bien hacer un día una presentación del libro allí. Además de librería especializada en Japón, también son tienda de todo tipo de productos japoneses, cuartel general de la revista del mismo nombre, y tienen una sala donde hacen exposiciones, talleres, charlas, o presentaciones de libros. Quedamos en hacerla pasado el verano y acabamos eligiendo el jueves 5 de octubre. La entrada será gratuita y además habrá té y mochis, así que qué más se puede pedir. Lógicamente, allí se podrá comprar el libro, pero no hay ninguna obligación en absoluto, y se lo firmaré a todo aquel que quiera, incluso si ha traído el libro de casa, esto no es una reunión de venta de productos. Tenéis más información aquí.

Por otro lado, hace un par de semanas hice una ponencia llamada “Toyotomi Hideyoshi’s Diplomacy with Manila in Castilian Documents (1592-1598)”, dentro del congreso “Japan – Premodern, Modern and Contemporary”, organizado por la Dimitrie Cantemir Christian University, de Bucarest. Mi agenda no me permitía viajar hasta allí pero los organizadores me dieron la opción de hacerla por vídeoconferencia –como véis en las fotos–, así que estupendo.

Finalmente, me váis a perdonar si me salgo un poco de la temática de esta web, pero creo que la ocasión lo merece, y al fin y al cabo, detrás de esta web hay una persona, no un robot. Desde aquí, no puedo más que condenar las acciones que el gobierno del Estado Español ha llevado a cabo estos pasados días –y está llevando a cabo– en Catalunya para intentar detener la celebración del referéndum del próximo 1 de octubre. Se están aplicando medidas de represión indignas de un país europeo en el siglo XXI que nos retrotraen a las décadas de la dictadura contra un pueblo que únicamente quiere decidir su futuro de forma democrática. Nunca haría campaña aquí por ninguna de las dos opciones de voto –aunque tengo clarísimo la que votaré–, pero sí veo completamente compatible pedir, exigir, que se nos deje ejercer un derecho tan básico como este. Disculpad.


Página 1 de 2112345...1020...Última »