Diario de mi visita de tres semanas a Ise, Japón