El incidente de Akō, la historia de los 47 rōnin es, sin ninguna duda, uno de los episodios de la Historia Japonesa más populares, sobre todo en el mismo Japón, donde se considera toda una leyenda nacional y se ha recreado en multitud de obras de teatro kabuki, bunraku (teatro de marionetas), novelas, series de televisión y películas de cine. Dentro de pocos meses Hollywood estrenará una nueva versión cinematográfica, veremos qué tal se portan.

Introducción

Aunque se trata de una historia real, en muchas de sus representaciones se ha ficcionado lo sucedido, añadiendo subtramas y personajes adicionales, de hecho, sólo unas semanas después de los hechos ya se representaban en teatro. De todas estas versiones, la más popular es la obra de bunraku llamada Chūshingura de 1748, tanto que desde entonces esta palabra suele utilizarse como sinónimo de “Akō Rōshi” (“Los rōnin de Akō”), que es como se denomina a esta historia en japonés; en castellano suele llamarse “El incidente de Akō” o, sobre todo, “Los 47 rōnin”.

Esta historia se dio a conocer en occidente gracias al libro Tales of old Japan, escrito en 1871 por un diplomático inglés destinado a Japón llamado A.B. Mitford. Como su nombre indica, el libro recoge distintas historias reales o no del folklore japonés, y aún hoy es una buena forma de introducirse en la cultura japonesa. El relato más popular de los que incluye es justamente el de los 47 rōnin, y la versión de Mitford se ha considerado durante muchos años como la máxima autoridad sobre el tema, sólo últimamente se han cuestionado algunos detalles. De todas formas, va a ser esta versión, en principio no ficcionada, la que voy a resumir aquí.

Antes de empezar, aclaro una pequeña confusión en lo referente a los nombres de los personajes. Mitford suele usar como nombre el cargo que ocupaban, algo muy común en el Japón de la época, pero yo en este resumen voy a utilizar la forma en la que se les suele llamar más habitualmente. La primera vez que aparezca cada personaje, incluiré entre paréntesis el nombre que aparece en el relato de Mitford y las aclaraciones que crea necesarias. Mitford nos da algunos datos antes de empezar el relato acerca del lugar donde los rōnin están enterrados, como que se les rinde homenaje en una capilla con una estatua de Kannon a la que acompañan las de los 47 rōnin. Además, nos dice que hay 48 tumbas y no 47, dejándonos con la intriga hasta el final, como voy a hacer yo ahora.

La historia

Nos encontramos en Edo, en el año 1701, dentro de la llamada era Genroku (1688-1703), considerada como la Edad de Oro del periodo Edo. Este año, el shōgun Tokugawa Tsunayoshi [Mitford no incluye el nombre] ordena a dos daimyō que, desde ese momento, se encarguen de recibir en la corte a los emisarios que envíe el Emperador Higashiyama [tampoco lo incluye] desde Kioto; estos dos daimyō son Kamei Korechika [Mitford usa sencillamente Kamei Sama, o sea, Señor Kamei] y Asano Naganori [aquí usa apellido y título, Asano Takumi-no-Kami], señor del castillo de Akō, en la provincia de Harima. Antes de empezar a encargarse de dicha tarea, los dos señores deben aprender toda una serie de normas y ceremonias necesarias para este tipo de asuntos. Un alto oficial de la corte del shōgun será el encargado de instruirles, se trata de Kira Yoshinaka [de nuevo, usa apellido y título, Kira Kōtsuke-no-Suke; a aclarar también que recientemente se ha descubierto que su nombre debe pronunciarse Yoshihisa]. Así, cada día los dos nobles acuden al palacio del shōgun para que Kira les dé clases de protocolo y etiqueta. Tal y como es costumbre en estos casos, Asano y Kamei hacen llegar una serie de regalos a Kira en agradecimiento por su trabajo; pero al parecer Kira no queda nada satisfecho con estas ofrendas por considerarlas insuficientes, por lo que empieza a instruirles de forma equivocada, dejándolos en ridículo a menudo y dedicándoles comentarios ofensivos.

Asano aguanta estas ofensas pacientemente, pero Kamei no puede tolerar el comportamiento del oficial y, una noche, comunica a sus consejeros que cuando acuda a la mañana siguiente al palacio del shōgun piensa matar a Kira, sin importarle que este acto implique su detención, condena a muerte y pérdida de su apellido y posesiones. Uno de sus consejeros decide hacer algo para evitar la caída en desgracia de su señor, así que reúne todo el dinero que puede y lo lleva a casa de Kira, ofreciéndolo como regalo de parte del daimyō, en agradecimiento por las clases recibidas. A la mañana siguiente, cuando Kamei llega al palacio, dispuesto a matar a Kira, se encuentra con que éste lo recibe haciendo gala de una gran educación y pidiéndole disculpas por su conducta en los días anteriores. Tanto se disculpa y le agasaja que el daimyō decide olvidar sus intenciones y perdonar la vida al oficial.

Por el contrario, las ofensas hacia Asano son cada vez mayores, Kira lo ridiculiza constantemente y lo provoca con descortesías y todo tipo de insultos indirectos. Pero de nuevo el daimyō hace gala de una gran paciencia y no se da por aludido, incluso cuando Kira le pide que ate la cinta de uno de sus calcetines, que se ha soltado. Tras atarla, el oficial vuelve a ridiculizarlo, riéndose de la forma tosca en que ha realizado tan sencilla tarea, algo que hace estallar a Asano. El señor de Akō saca una daga y ataca a Kira mientras éste se marcha de la habitación, aunque erra el golpe y sólo provoca un corte en la frente del oficial, una segunda acometida acaba con la daga clavada en un pilar de madera, dando tiempo a Kira para huir del lugar y a los oficiales de la corte para detener a Asano. Se celebra un consejo extraordinario y se condena al daimyō a morir haciéndose seppuku, pues únicamente el hecho de desenvainar un arma dentro del palacio del shōgun ya está penado con la muerte. Además, el castillo de Akō y el resto de propiedades de la casa Asano son confiscados por el gobierno y todos sus samurais se convierten automáticamente en rōnin, samurais que no sirven a ningún señor.

La mayoría de ellos se hacen mercaderes o artesanos, o pasan a servir a algún otro daimyō, pero 47 de ellos deciden vengar la muerte de Asano, capitaneados por su consejero principal, Ōishi Yoshio [una vez más, Mitford usa apellido y cargo, Ōishi Kuranosuke], y con edades que van de los 16 a los 77 años. La venganza no parece un plan sencillo, puesto que Kira Yoshinaka, temeroso de ser atacado por los seguidores de Asano, ha pedido a su suegro, un daimyō del poderoso clan Uesugi [Mitford no especifica el nombre de pila y yo no he logrado averiguarlo], que le preste un buen número de sus samurais para protegerlo. Por eso, los 47 rōnin deciden que lo mejor es separarse y esperar un momento mejor, cuando el enemigo se confíe y baje la guardia. Así, cada uno de ellos se pone a trabajar por su lado en todo tipo de oficios, tal y como han hecho el resto de sus compañeros.

Estatua de Ōishi Yoshio en el templo Sengakuji, Tokio

Por su lado, Ōishi compra una casa en Kioto, se muda allí con su familia y se da por completo a una vida de lo más disoluta, emborrachándose cada día y frecuentando los burdeles y las casas de juego de la ciudad. Kira, al enterarse de la marcha de Ōishi a Kioto envía espías para que le informen de a qué se dedica éste allí, por lo que rápidamente se entera del tipo de vida alegre que está llevando. Un día, Ōishi vuelve a casa tan borracho que cae en mitad de la calle y se queda dormido en el suelo, mientras multitud de personas pasan a su lado; una de estas personas es un samurai del feudo de Satsuma que, reconociendo a Ōishi, le insulta por no ser más que un borracho y no haber tenido la valentía de vengar la muerte de su señor, antes de marcharse incluso escupe a Ōishi en la cara. Estos hechos llegan también a oídos de Kira y hacen que se sienta mucho más seguro, pues nada parece más alejado de las intenciones del consejero de Asano que la venganza. Un tiempo después, la mujer de Ōishi, aún y sabiendo del plan de su marido, le reprende porque cree que su conducta está llegando demasiado lejos y la situación se está volviendo insostenible; la respuesta del samurai no es otra que divorciarse de ella y enviarla de vuelta con sus padres junto con sus dos hijos pequeños. El hijo mayor, llamado Ōishi Chikara, decide quedarse con su padre, quien entonces compra los servicios de una concubina. Al enterarse de lo sucedido, Kira devuelve a su suegro la mitad de los hombres que le había prestado.

Mientras tanto, algunos de los otros rōnin vuelven a Edo y consiguen infiltrarse en casa de Kira para así recopilar todo tipo de información acerca de la casa en sí y de los soldados y el resto de sirvientes. Uno de ellos llega incluso a casarse con la hija del constructor del edificio, consiguiendo así un plano del mismo. Toda esta información, obviamente, es enviada a Ōishi.

Cuando cree que ha llegado el momento oportuno, habiendo pasado más de año y medio desde la muerte de Asano, Ōishi vuelve a Edo en secreto. Una noche azotada por una gran tormenta de nieve los 47 rōnin, entre los que se incluye Chikara, se reúnen y deciden que a medianoche atacarán por fin la casa de Kira. Planean dividirse en dos grupos: uno dirigido por Ōishi que atacará por la puerta principal y otro capitaneado por su hijo Chikara, que entrará por la puerta trasera. Se ponen en marcha a la hora acordada y, al llegar, envían un mensajero a las casas vecinas informando de lo que se proponen hacer y asegurando que no se hará ningún daño a nadie más ni se provocará ningún incendio ni nada que pueda poner en peligro a las casas colindantes. Se dividen en los dos grupos tal y como estaba planeado y cuatro hombres trepan a los muros exteriores para llegar al patio y asegurarse de que los habitantes de la casa están en el interior durmiendo tranquilamente, además entran en la garita en la que descansan los guardias y los atan, perdonando sus vidas. Los rōnin que se encuentran en el exterior de la casa hacen saltar los tablones que cierran las puertas utilizando unos grandes martillos y, cada grupo por su lado, entran en el recinto. Diez de ellos se apostan sobre el tejado armados con arcos para evitar que alguien de la casa pueda huir y pedir refuerzos. Una vez que todos están preparados, Ōishi hace sonar un tambor, la señal acordada para empezar el ataque.

Asalto a la puerta principal del palacio de Kira, por el maestro Katsushika Hokusai

Al oír el ruido del tambor, una decena de hombres de Kira se despiertan y corren a la puerta principal para defender la casa, enfrentándose a los rōnin, mientras que Kira, con su mujer y sus sirvientas, corre a refugiarse en un escondite. Los rōnin consiguen acabar con estos primeros soldados que les salen al paso sin sufrir ninguna baja por su bando, y se reúnen con el grupo de Chikara. En ese momento surge un nuevo grupo de soldados y se desata un feroz combate mientras los arqueros acaban con la vida de algunos mensajeros enviados a pedir ayuda al suegro de Kira. Tras la batalla, sólo tres hombres se interponen entre los rōnin y la habitación de Kira, sus tres mejores guerreros. Ōishi ordena a su hijo, de sólo dieciséis años, que les ataque, y Chikara se lanza a por ellos, terminando con la vida de uno mientras sus compañeros se encargan de los otros dos. No quedando ya ningún soldado, entran en las dependencias de Kira y encuentran allí únicamente a su hijo, Uesugi Tsunanori [Mitford le llama Kira Sahioye, seguramente su nombre antes de ser adoptado por el clan Uesugi al que pertenecía su madre], quien les ataca pero es rápidamente reducido. Ante la ausencia de Kira, los rōnin se dividen en grupos y empiezan a registrar la casa, encontrando sólo mujeres y niños. Ōishi  toca el futón de Kira y, al notar que aún está caliente, insiste en que no puede andar muy lejos. Desesperados, los rōnin deciden hacer un último intento antes de, si no encuentran a su enemigo, hacerse todos seppuku allí mismo. Entonces, tras una pintura en la habitación de Kira, descubren un agujero en la pared; uno de ellos entra por él y va a parar a un oscuro cobertizo, en el que es atacado por dos soldados a los que consigue resistir lo suficiente para que lleguen algunos de sus compañeros y se encarguen de ellos. Tanteando con su lanza en el rincón más oscuro del cobertizo, el rōnin que primero se había introducido por el agujero clava su hoja en un bulto y se escucha un grito de dolor, había herido a un hombre.

Lo sacan al exterior y le preguntan su nombre, negándose él a responder hasta que Ōishi lo reconoce como Kira Yoshinaka, confirmado además por la cicatriz que tiene en la frente, la misma que le había causado Asano Naganori un año y medio antes. En ese momento, Ōishi se arrodilla ante Kira y, con gran respeto, le explica quiénes son y a qué han venido, tras lo que le pide que se haga seppuku y se ofrece a actuar como su ayudante cortándole la cabeza al terminar. Kira no responde por mucho que los rōnin insisten, por lo que Ōishi ordena a sus hombres que lo pongan de rodillas y le corta la cabeza usando la misma hoja que había usado Asano para acabar con su propia vida. Una vez conseguido su objetivo, los rōnin se aseguran de apagar cualquier lámpara o fuego que pudiese haber en la casa para no provocar un incendio y, con la cabeza de Kira en un cubo, se marchan del lugar.

Estando de camino al Sengakuji, templo en el que estaba enterrado Asano, se hace de día y, habiéndose difundido ya la noticia de lo que ha sucedido, son muchos los que salen al encuentro de los rōnin para mostrarles su respeto y admiración. Incluso el daimyō Matsudaira Suketoshi [no estoy completamente seguro de que se trate de este daimyō, Mitford usa de nuevo apellido y cargo, Matsudaira Aki-no-Kami, pero todo parece indicar que así es] se prepara para ayudar a los 47 rōnin en caso de que sean atacados por las tropas del suegro de Kira, algo que los rōnin también temen pero que finalmente no sucede. Hacia las siete de la mañana pasan por delante del palacio del señor de Sendai, Date Tsunamura [Mitford usa Matsudaira Mutsu-no-Kami, pero estoy casi seguro de que se refiere a Date Tsunamura, bisnieto del famoso Date Masamune, pues los señores de Sendai tenían el derecho a usar el apellido Matsudaira y Tsunamura era el señor de esta provincia cuando sucedieron estos hechos], quien manda a uno de sus consejeros a hablar con Ōishi e invitarles a comer algo y descansar, algo que aceptan de buen grado aunque sin demorarse más que lo justo. Cuando llegan por fin al Sengakuji les está esperando ya el abad del templo, quien les lleva a la tumba de su señor, Asano Naganori. Lavan la cabeza en un pozo cercano, la colocan como ofrenda sobre la tumba de su señor y rezan unas oraciones en su honor. Al acabar, Ōishi entrega al abad una cantidad de dinero y le pide que se encargue del entierro de todos ellos una vez hayan muerto. Tras todo esto, se limitan a esperar órdenes del shōgunato.

Los hombres del señor de Sendai invitan a los rōnin a comer algo y descansar, en su camino al Sengakuji, por el maestro Utagawa Hiroshige

La Corte Suprema se reúne y acaba decidiendo que los 47 rōnin deben morir por  seppuku, tras lo que sus cuerpos son llevados al Sengakuji y enterrados frente a la tumba de Asano Naganori. Mucha gente acude a partir de ese momento a rezar junto a las tumbas de los rōnin, entre ellos, el samurai de Satsuma que había insultado y escupido a Ōishi en Kioto, que pide disculpas públicamente por su comportamiento equivocado y, como compensación, se hace seppuku allí mismo. Se le entierra junto a las demás tumbas, siendo la suya la número 48.

– – – – –

Al terminar su relato, Mitford nos explica que en una ocasión pudo inspeccionar los restos de los 47 rōnin que guardan en el Sengakuji y que muestran al público una vez al año, principalmente prendas de ropa hecha jirones y lo que queda de algunas armas y cotas de malla de fabricación casera. Además, pudo también examinar algunos documentos que los rōnin llevaban con ellos, como el plano de la casa de Kira que había conseguido el que se casó con la hija del constructor; un papel del que llevaban una copia cada uno, en el que se explica las razones y el plan de los rōnin, firmado por Ōishi; y otro escrito que colocaron sobre la tumba de Asano junto con la cabeza de Kira en el que, de nuevo, se explica lo sucedido y se dedica la hazaña a la memoria de su señor. Otro documento de lo más curioso es el recibo que guarda el templo dando fe de la devolución de la cabeza de Kira a su familia, como si se tratase de cualquier objeto o mercancía. Para terminar, Mitford nos cuenta a modo de anécdota que en 1868 y viviendo él mismo a poca distancia del Sengakuji, acudió al templo un rōnin que, tras haber solicitado servir a cierto daimyō recibiendo una negativa como respuesta, se postró ante la tumba de Ōishi Chikara para rezar y acto seguido se hizo seppuku allí mismo; sabemos de los motivos gracias a un papel que llevaba encima en el que se explicaba su historia.

Nos han llegado por otras fuentes algunos otros datos acerca de la historia de los 47 rōnin que en unos casos complementan el relato de Mitford y en otros casos cuestionan algunos detalles, veamos algunos. Varios estudiosos del tema creen que, tras la muerte de Asano, sólo un grupo muy reducido de sus seguidores defendía la idea de vengar su muerte, mientras que otro grupo, liderado por Ōishi, intentó que el shōgunato permitiese al hermano menor de Asano heredar su título y propiedades, pudiendo así continuar existiendo su clan; cuando quedó claro que el gobierno no iba a permitir esta solución, este grupo de rōnin se unió al primero, formándose así uno mayor integrado por 47 rōnin. También sabemos que, tras el ataque a la casa de Kira, el rōnin de rango más bajo fue enviado a Akō en lugar de dirigirse con los demás al Sengakuji, para informar en su antiguo territorio de la venganza que habían llevado a cabo. Parece ser que, a su vuelta a Edo, este rōnin fue perdonado por el shōgun y llegó a vivir hasta los 87 años para, tras su muerte, ser enterrado junto a sus compañeros.

Horibe Yahei y su hijo adoptado Horibe Yasubei, dos de los 47 rōnin, por el maestro Utagawa Kunisada

Tras el ataque, el gobierno se encontró ante un dilema moral, puesto que, por un lado el comportamiento “público” de los rōnin era merecedor del peor de los castigos, al haber atacado a un oficial del shōgunato, pero por otro lado, su comportamiento “privado” había sido intachable, al demostrar una gran lealtad hacia su señor; además se recibieron innumerables peticiones de clemencia por parte del pueblo y la sociedad del momento. Así, el shōgunato consultó incluso a sabios moralistas confucianos sobre qué decisión tomar, llegando al final, casi dos meses después, a una decisión salomónica: los rōnin merecían la muerte, pero se habían ganado el derecho a que ésta fuese lo más honorable posible, muriendo por seppuku en lugar de simplemente cortárseles la cabeza como a vulgares criminales. Además, desde un punto de vista práctico, la venganza consiguió un objetivo adicional, el shōgunato decidió restablecer la casa Asano, permitiendo al hermano menor de Asano Naganori heredar el título y las posesiones, aunque éstas pasaron a ser una décima parte de las que solían ser.

Uno de los motivos por los que la historia de los 47 rōnin se hizo tan popular en Japón desde aquel mismo momento es que en la época se tenía la sensación general de que el mundo urbano y los intereses comerciales estaban desplazando las viejas tradiciones y valores, especialmente de los samurai. Desde hacía un siglo, los samurai ya no eran necesarios como clase guerrera, pues el país estaba por fin unificado y en paz, por lo que diversos pensadores reflexionaron sobre cuál debía ser su papel en la sociedad. Uno de ellos fue Yamaga Sokō (1622-1685), un filósofo de origen samurai que estudió los clásicos chinos desde bien pequeño, estudiando con el maestro neo-confuciano Hayashi Razan en Edo. Siendo ya mayor, Sokō renegó del neo-confucianismo, defendiendo una aproximación a las enseñanzas de Confucio desde otra perspectiva, menos metafísica y más ética. Decidió entonces abandonar Edo y marcharse a vivir al feudo de Akō, para dedicarse a la reflexión sobre el papel de la clase samurai, que en un periodo de paz no producía ningún beneficio tangible. Llegó a la conclusión de que el papel de los samurai era el de ser un ejemplo moral para el resto de clases, en especial en lo referente al compromiso con el deber. Así, el legado de Sokō es uno de los pilares sobre los que se asienta lo que se conoce como la ética samurai, el famoso bushidō, junto a otros textos célebres como el Hagakure de Yamamoto Tsunetomo, de 1716, o el Gorin no sho del popular espadachín Miyamoto Musashi. Sokō está especialmente ligado a la historia de los 47 rōnin porque, viviendo en Akō, fue maestro del mismo Ōishi Yoshio.


Bibliografía

  • Henshall, Kenneth G. A history of Japan: from stone age to superpower. Nueva York: Palgrave Macmillan, 1999.

  • Jansen, Marius B. The making of modern Japan. Cambridge (EE.UU.): Harvard University Press, 2000.

  • Mitford, A.B. Tales of old Japan. Londres, 1871.

  • Varley, H. Paul. Japanese culture. Honolulu: University of Hawaii Press, 2000.


q
Si utilizas este artículo, cita la fuente. Te propongo esta citación:
López-Vera, Jonathan. “Los 47 rōnin” en HistoriaJaponesa.com, 2012.